Poema #7 – Pedro Maza

Dios en la sala de espera.

En las sala de espera del hospital

las horas parecen muertas

mientras una mujer africana reza

en un inglés taciturno y maníaco

que deja el suelo del hospital

plagado de plegarias temblorosas.

como la noche se ríe de los rezos

la mujer negra canta con la voz rota

rota de lágrimas y de cansancio

en un idioma que es muchos

pero que bien podría no ser ninguno

y me parece ver a Dios sentado

esperando a que salven su credo

sabiendo que bajo estas luces psicópatas

no existe el poder de los dioses

ni hay fantasmas, ni demonios, ni sueños

solo horas que pasan sin esmero.

la mujer espanta el llanto cantando

un hombre se afana en un crucigrama

(tampoco sabe que ahí no hay respuestas)

a mi el libro me pesa en las manos

y el tiempo es un pequeño esperpento

aquí, donde una mujer negra canta

donde los cuerpos no son templos

las almas ni ascienden ni se condenan

la sangre se cuantifica y el amor se sacrifica

y todo el mundo lleva colgado del rostro

sus altares y pequeños infiernos.

la mujer cesa el canto y veo a Dios llorando

el suelo está lleno de rezos muertos

y pienso en que el crucigrama de la vida y la muerte

vamos rellenando huecos mientras quedan.

Poema de Pedro Maza

Poema #6 – Pedro Maza

Orgasmo.

Me agarrabas con las uñas
con el ansia de un alma recién despierta
yo entraba en ti
con todo lo que tengo dentro
mirándote a la cara
tu boca entreabierta
los ojos cerrados
y entraba en ti
una y otra vez
mientras el orgasmo
te comía el corazón
y me agarrabas
con las uñas
con el alma despierta
¿Cómo puedo quererte tanto?
dijiste
lo triste
es que solo yo
recuerdo aquel momento.

 

Poema de Pedro Maza

Poema #5 – Pedro Maza

Alcalá fornication II

Teclear a través del whisky es difícil

el juego sigue, ya lo creo

pero siempre sentiré que me falta la reina

quizás todo sea un mal chiste

una preciosidad de ojos azules

se me quedó mirando esta tarde en una cafetería

y tenía la sensación de que esta noche

algo bueno iba a pasar

una jovencita de ojos azules

creí que era una buena señal

creía

antes del alcohol y de las horas

que algo ocurriría.

eso creía.

Poema de Pedro Maza

Poema #4 – Pedro Maza

Tarde de cementerio

Ya no importa si fuiste buena mujer o no

si fuiste buena o mala madre

tengo la sensación de que tu cuerpo viejo

desecho encima de la cama del hospital

ahora es lo único que importa.

O quizás importa todo lo demás

y la edad se lo traga todo

como se tragan los años los días

sin piedad, sin malicia

como una apisonadora con la directa

cuyo conductor ha saltado en marcha.

Pero hoy no soy capaz de recordar

ni tu risa, ni casi tu voz, ni tus ojos

solo recuerdo tu cuerpo allí tirado

y como trataba de ver a través de él

de la edad, de la demencia

la persona que fuiste

la que tantos días llenó de mi infancia.

Supongo que hoy importa

lo que me llegue a importar a mi

pero tengo esa imagen clavada

allí tirada en el hospital

con la boca abierta y tu humanidad perdida

recuerdo eso y ya no sé lo que importa

y mientras cae la tarde en el tanatorio

se que no importan los años ni los recuerdos

solo esta mierda de paredes

y los putos patos del estanque

y tu cuerpo esperando a que lo quemen.

Poema de Pedro Maza

Poema #3 – Pedro Maza

Me quedé encerrado en tus ojos

no te das cuenta

me quedé atrapado en lo que miras

invisible al mundo

y en mi vida solo queda una silueta

un hueco triste

una copia de lo que fui junto a ti.

Me encerraste

en todos aquellos lugares que vivimos juntos

en un mundo oscuro

entre los rincones lejanos

donde guardas

los momentos fugaces en los que piensas en mi.

Me quedé encerrado en tus ojos

aunque tú no puedas verme.

Poema de Pedro Maza

Poema #2 – Pedro Maza

Cuanto pesa la noche

dentro de este autobús

cuanto pesa la noche

esta noche enloquecida

preñada de esta luna de fracaso.

Vuelvo a ser un vaquero

que cabalgó

durante demasiadas jornadas

entre el humo

que cae en tierra firme

y cuanto pesa

y cuanto pesa la noche

anegada en tierra

y cuanto pesan estos versos

cuanto pesa este poema

37 años en el salvaje oeste

en la frontera

37 muescas en un revolver inservible

son tantos

37

tan vacíos

y tan solos.

Pesa la noche

y pesa la mañana

ya la estoy temiendo

pesan los 37 y pesa el alma

pesa el hierro en las heridas

y el amor perdido

que se quedó con la luna verdadera

y pesa la ciudad huérfana

las historias que ya no entiendo.

En este autobús

detrás de una señora

que huele a viejo

pesa la noche

pesa el tipo que soy

y pesa lo que ya no puede ser.

Poema de Pedro Maza

Poema #1

Te imagino dormida

Tu sueño tan lejano

Una ópera que cruza mi vida

Ocultando en tu cuerpo

En esa geometría que adoro

Todas las esencias del sueño

El aceite

Los perfumes de Morfeo

Qué tan lejos de ti se me escapan.

Tu sueño lejano, mi amor, es mi condena

Esta ciudad es una prisión de tamaño infinito

Abre los ojos por favor.

Háblame

Dale vueltas al reloj

Que aguanta la respiración.

(Pedro Maza)

20150503045935

Poema de Pedro Maza

Acuarela de Karola Dola